Estrategias Urbanas

Plan de Ordenación Municipal de Higueruela

El casco antiguo del núcleo urbano ha permanecido relativamente bien conservado a lo largo de las últimas décadas, presentándose como un conjunto inalterado con trazado original, calles con pavimentación continua, sin acerado, con edificaciones de carácter tradicional con uniformidad de huecos, aleros y revocos, así como de  alturas y materiales; confiriéndole un enorme potencial etnográfico y patrimonial, al mismo nivel que núcleos de reconocido valor patrimonial y con una marcada actividad turística, como Alcalá de Júcar, Ayna u otros cascos menores como Socovos, Chinchilla, etc.

En este sentido, el valor histórico y cultural del núcleo urbano de Higueruela puede llegar a ser uno de los principales activos del municipio. La protección y conservación de la ciudad no es, pues, un objetivo meramente estético o culturalista. Debe ser una política activa fundamental para hacer de éste un pueblo marcado por la calidad de vida que reporta un medio urbano de gran valor, y para fomentar el desarrollo de un modelo turístico de calidad; objetivos éstos perseguidos por el Plan de Ordenación Muncipal.

Como indica el Plan de Ordenación del Territorio “Estrategia Territorial” de Castilla La Mancha (POT Regional), actualmente en tramitación, el municipio forma parte de la ZONA C “Áreas de Acumulación Urbana” y dentro de ésta, en la ZONA C.1. “Centros Regionales y sus Áreas de Influencia”; concretamente en la Unidad Territorial C.1.2.2. “Monte Ibérico-Almansa”.

POM_Higueruela_3 euyt
POM_Higueruela_5 euyt
POM_Higueruela_4 euyt
Higueruela
POM_Higueruela_2 euyt
POM_Higueruela_1 euyt

La ZONA C.1 “Centros Regionales y sus Áreas de Influencia” tiene las siguientes características:

  • En general, se trata de ciudades pequeñas y alejadas entre sí, que crecen a costa del despoblamiento de los municipios periféricos de las provincias.
  • Cada una de ellas con sus propias especificidades, aunque destaca su especialización en dar cobertura de servicios públicos y privados a sus zonas de influencia, combinada con actividades industriales, construcción y en menor medida cierta producción agropecuaria.
  • Se está produciendo un segundo desarrollo industrial en algunas de ellas o en sus cercanías, con el consiguiente crecimiento de los municipios colindantes, generando, en ocasiones, tensiones por competencias entre municipios.

Dada la lejanía que hay entre unas ciudades y otras, no parece oportuno que deban ser locomotoras unas de otras, más bien al contrario, el reto de los centros regionales es consolidar la nueva etapa de desarrollo industrial que están viviendo y consolidarse también como proveedoras de servicios, afianzando sus especializaciones.

Para estas Zonas de Acumulación Urbana el POT Regional prevé un escenario de mantenimiento de su extensión espacial en el Modelo Territorial Horizonte, aunque con una población que tenderá al crecimiento.

Ello va a exigir ordenar este crecimiento en las cabeceras de provincia y sus entornos metropolitanos, coordinando las nuevas propuestas con la existencia de recursos (agua, energía), infraestructuras y equipamientos (fundamentalmente sanitarios y educativos); cuestiones estas que deberán resolver los Planes de Ordenación del Territorio subregionales, ya en marcha alguno de ellos.

El POT plantea para ello:

  • Promover la integración social y laboral en los espacios urbanos: garantía de protección social en los colectivos más vulnerables y/o áreas urbanas más desfavorecidas, especialmente en época de crisis; dinamización de la actividad económica; fomento del empleo para mejorar la empleabilidad de los colectivos con mayores dificultades de acceso o permanencia en el mercado de trabajo, particularmente en época de crisis; atención a las necesidades de vivienda, especialmente entre jóvenes, inmigrantes, u otros colectivos necesitados, etc.
  • Mejorar las carreteras entre estas ciudades con el resto de España para impulsar su integración económica en el mercado nacional, por una parte, y con los municipios de sus alrededores para crear un entramado de segundo nivel funcional que pueda impulsar el desarrollo local de cada zona, por otra.
  • Garantizar un acceso rápido y cómodo a las ciudades y una ordenación urbanística de calidad para potenciar su papel como proveedoras de servicios privados (comercio, logística, etc.).